Vinotinto una pasión que crece en Venezuela

América del Sur es una tierra de fútbol, de aquí han salido grandes estrellas del balompié mundial, a las que incluso se les considera como las más grandes luminarias de todas las épocas, las selecciones que pertenecen a esta región son reconocidas como fuertes y aguerridos rivales que se colocan en los sitiales de honor de los torneos internacionales.

En países como Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Colombia o Ecuador el fútbol es la pasión nacional, por lo que la identidad nacional se identifica con el deporte rey, las hinchadas de esos países son fervientes seguidores de la selección ala que acompañan en el estadio cada vez que enfrenta a un rival, por lo que se le considera como el jugador número 12.

La Vinotinto una situación atípica en e Suramérica

Mérida con Marco Antonio Malave

Venezuela era uno de los pocos países suramericanos donde identidad nacional y fútbol no eran sinónimos, Sin embargo, explica Marco Antonio Malavé, esta situación ha cambiado en los últimos años, los venezolanos hemos aprendido a sentir amor por la camiseta y cada vez somos más lo que apoyamos con pasión y orgullo a nuestra selección, que se conoce en el mundo como La Vinotinto

La Vinotinto ha ido ganado mucho prestigio internacional en los últimos años, no solo en la selección de mayores donde ha tenido un avance significativo, la selección femenina se ha convertido en una potencia mundial, y nuestras jugadoras gozan de gran prestigio internacional, incluso muchas de ellas juegan en ligas de diversos Países.

La selección masculina sub 20 logró en 2017 una verdadera hazaña llegando a la final del campeonato mundial de esa categoría, quedándose con el subcampeonato, un orgullo nacional y la promesa de una nueva camada de jugadores que van nutrir la selección mayor con miras a la Copa América 2019 y las eliminatorias a la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022.

Marco Antonio Malavé comenta que la aspiración de la fanaticada vinotinto es ver a su selección clasificar a la fase final de la Copa Mundial, algo que no ocurrido en su trayectoria como miembro de la Conmebol, es más hasta hace poco se le consideraba como la cenicienta de esta confederación; algo que en los últimos años ha comenzado a cambiar, revisemos un poco su historia.

El nacimiento del nombre de La Vinotinto

El nombre de La Vinotinto hace alusión al color de la camiseta usada por delegación venezolana que asistió a los Juegos Bolivarianos celebrados en Bogotá en 1938; el Comité Olímpico Internacional asignó a los deportistas venezolanos el color borgoña, conocido también como vinotinto, para su uniforme oficial, desde esa época la selección nacional tomó ese color para uniforme oficial.

Según la creencia popular, nos explica Marco Antonio Malavé, el color vinotinto del uniforme de la selección de fútbol se obtuvo de las mezcla de los colores de la bandera nacional, amarillo, azul y rojo, aún no se sabe si esto es una coincidencia.

La camiseta de la selección en algunos periodos ha cambiado de color, sin embargo en las últimas dos décadas el color vinotinto ha vestido la selección de fútbol, además ha sido tomado por las selecciones de muchos otros deportes como su color oficial.

Una larga marcha

La selección de fútbol de Venezuela debutó por primera vez en 1926, el balompié sin embargo, nos relata Marco Antonio Malavé, había llegado al país con el nuevo siglo, los inmigrantes europeos que llegaron a tierras venezolanas en los albores del siglo XX trajeron consigo este juego que ya tenía una gran cantidad de adeptos en el viejo continente y en algunos países de América del Sur como Argentina y Brasil.

Los primeros equipos de fútbol se formaron en la ciudad de Caracas, los inmigrantes italianos, portugueses y españoles hicieron posible que se diera el primer torneo de fútbol en Venezuela en que participaron seis equipos: La Salle, Deportivo Español, Banco Obrero, Universidad, Catalonia y Deportivo Vasco.

Durante las dos primeras décadas del siglo XX el balompié tuvo un importante avance en la ciudad capital, donde se conformaron una importante cantidad de equipos que participaban en diferentes competiciones a nivel amateur, en 1936 se inició la construcción de primer estadio de fútbol del país, el Estadio Nacional del Paraíso, que sería la sede de la selección nacional hasta la inauguración en 1951 del Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela.

El impulso del fútbol amateur hizo posible que se creara una selección nacional, que como nos comentó Marco Antonio Malavé, debutó en 1926 en un partido ante el club colombiano Deportivo Santander, su debut internacional de manera oficial se daría 1938 en la ciudad de Panamá con motivo de los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe en un enfrentamiento ante las selección de Panamá.

La Federación Venezolana de Fútbol se establece como organismo rector del fútbol en Venezuela en 1951, luego que ya se habían jugado 21 ediciones de la Copa América y 4 Mundiales de Fútbol, sin que la Vinotinto hubiese participado en alguno de ellos; en 1952 la FVF ingresa de manera formal a la FIFA y en 1953 se convierte en la décima integrante de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Sin embargo la vinotinto sólo inicia su participación en las eliminatorias mundialistas en 1965 con motivo de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Inglaterra 1966; así como en la Copa América de 1967 celebrada en Uruguay, ese mismo año participaría en el torneo preolímpico de fútbol, eliminatoria para los Juegos Olímpicos Ciudad de México de 1968.

Estas experiencias internacionales fueron bastante duras para la selección, ya que en la mayor parte de los encuentros fue derrotada, por lo que empezó a considerársele como la cenicienta del fútbol sudamericano, además el deporte rey no eran tan atractivo en Venezuela, la fanaticada era muy pequeña y no había mucho apoyo a la selección nacional, los venezolanos preferían hinchar por selecciones extranjeras como la de Brasil y Argentina.

Debido a la gran cantidad de inmigrantes europeos las selecciones de España, Italia y Portugal tenían en esa época una gran cantidad de fanáticos en el país, de hecho la televisión venezolana transmitía en vivo los partidos de la liga española e italiana, pero nunca transmitía los del campeonato nacional, algo que no pasaba con el béisbol cuya temporada era transmitida en vivo.

Un cambio favorable para la selección nacional

El siglo XXI trajo nuevos aires a la selección, en 2001 Richard Páez, reconocido ex futbolista venezolano, asume como director técnico de la Vinotinto, bajo su dirección la selección logra su primer triunfo histórico, derrota 2 x 0 a Uruguay en la ciudad de Maracaibo, en su siguiente partido derrota 2 x 0 a Chile en la ciudad de Santiago, en octubre de ese mismo año derrota en San Cristobal 3 x 0 a Perú.

El excelente nivel mostrado por la selección que había incorporado a jóvenes figuras aglutinándolas en torno a un proyecto de impulso del fútbol a nivel nacional, dio sus frutos, los medios de comunicación empezaron a hablar de la Vinotinto, que se convirtió en la protagonista y centro de atención de la opinión pública nacional, algo inédito hasta ese momento.

La Vinotinto, nos cuenta Marco Antonio Malavé, empezó a meterse en el corazón de todos lo venezolanos, que por vez primera empezaron a sentir amor por su camiseta, incluso uno de los integrantes de la selección, regaló en un acto transmitido en vivo, una camiseta al entonces presidente de la República pidiéndole que la usará, ya que dicho presidente había salido en público con una camiseta de la selección de Brasil.

El fútbol se convirtió en pasión en Venezuela y los fanáticos comenzaron a agruparse en locales públicos y en sus casas para ver cada juego de la selección, con cada triunfo la fanaticada se volcaba a las calles de las principales ciudades a montar una verdadera fiesta, algo que se ha mantenido hasta el presente; los venezolanos apoyan a su selección en cada triunfo, pero también están con ella en las derrotas.

El alto nivel logrado por la selección venezolana ha permitido que sus jugadores hayan sido llamados a formar parte de importantes clubes de fama internacional tanto de América como de Europa, cada vez más los jugadores venezolanos hacen experiencia en clubes del viejo continente, así como en clubes de otras latitudes; una vivencia que sin duda brinda un gran aporte al crecimiento de la Vinotinto.

La selección ahora con un nuevo técnico, formado en el fútbol nacional y la incorporación de jóvenes promesas tiene su mira puesta en la Copa América del 2019 que se celebrará en Brasil, una nueva edición del torneo futbolístico más antiguo del planeta, las esperanzas son muchas y sin duda será una de las bases preparatorios para las eliminatorias a la cita mundialista del 2022.

Una edición inédita de la Copa Mundial de la FIFA que reunirá a 48 selecciones y se celebrará entre noviembre y diciembre de 2022 en Qatar, la cual reaviva las esperanzas de todos los venezolanos de ver por vez primera a la Vinotinto en la fase final de un Mundial.

Publicado por

Marco Antonio Malave

Saludos a todos los bloggers y lectores de blogs. Soy Marco Antonio Malave, hace unos años, nadie hubiera entendido la frase anterior y ahora, en cambio, hemos añadido estas palabras a nuestro vocabulario habitual. Se trata de un gran cambio de la información que se está desarrollando a gran velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *