Ser positivo y alegre en Venezuela es algo más que genético

Ser positivo y alegre en Venezuela es algo más que genético

La positividad en Venezuela es parte de su actitud cotidiana fundamentada en la fe, la idiosincrasia y la naturaleza de su gente. Confiar en que después de situaciones difíciles siempre vienen mejores tiempos es parte del pensamiento positivo de los venezolanos.

Igual que creer en Dios como el ser supremo que cuida de todos y ayuda a recorrer el camino correcto y a tomar las mejores decisiones es parte de la forma de pensar de la población venezolana, la que siempre tiene una especial conexión positiva con la fuerza esencial que les permite alcanzar sus metas.

Los venezolanos son las personas que encarnan la famosa frase de al mal tiempo buena cara. Le dan gran importancia a la constancia como energía que les motoriza en su camino para continuar luchando por sus sueños, independiente de si las condiciones son favorables o adversas. Su buen ánimo los convierte en personajes increíbles que comparten lo mucho o lo poco que tienen con todas las personas.

Cosmovisión venezolana: confianza y esperanza

Venezuela desde la primera mirada de los conquistadores fue descubierta como el paraíso mejor guardado de este lado del planeta, con una gran riqueza natural de su tierra y una cálida y aguerrida gente se destacaba por su valor inquebrantable que sobrepasaba desde esos tiempos los problemas con confianza en lo superior. El día de hoy, la esperanza también forma parte de la cosmovisión venezolana.

Los venezolanos son alegres y amistosos y siempre tienen ganas de compartir su hospitalidad, conversar y abrir la puerta de sus casas y sus corazones para los que más lo necesitan. Es un estilo único que les permite disfrutar de las cosas pequeñas de la vida y darle importancia al cariño de los amigos a los cuales les dicen panas porque es común departir con café en la panadería más cercana.

La meta suprema de vida

El ángel que caracteriza al sentir de Venezuela regala abrazos durante todos los días, entre amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo. El saludo del venezolano es afable, sanador y lleno de cariño auténtico que emana de su gran enlace con la divinidad y la felicidad como la meta suprema de sus vidas. Recuerda Marco Antonio Malave.

Cuando un venezolano está triste o solo, siempre tiene cerca a alguien a quien confiarle sus tristezas y problemas y en quien conseguir aunque sea apoyo emocional. Un ejemplo de esto se nota en los pueblos de Venezuela cuando alguien amerita un apoyo económico para comprar un tratamiento médico todos los vecinos o compañeros se movilizan para conseguir el aporte necesario.

El estímulo del buen humor

Otro ejemplo de la forma extraña de ver la vida los venezolanos se vive en cualquier fila para comprar cualquier producto donde las personas comparten gran parte de su ser interior y donde son capaces de ver el lado humorístico de hasta en las situaciones más difíciles. La risa del venezolano lo acompaña a todas partes dice Marco Antonio Malave.

Una frase muy popular de los venezolanos: “para adelante es para allá” una buena actitud ante el presente con mejor expectativa en el futuro, una cultura del positivismo que se transmite de generación en generación en sus genes como un modo de vida que los impulsa a emprender con entusiasmo y seguridad.

Ingenio para emprender pese a las dificultades

El ingenio del venezolano se nota en su forma de ver y vivir la vida, en sus ganas de echar para adelante, de capacitarse y de siempre forjarse un mejor futuro trabajando duro pero sin abandonar lo esencial de la existencia conociendo que su ser divino, tiene como destino para las personas que logren ser felices y hacer felices a los suyos.

Además, todos aprueban con buenas notas el tema sobre un día bueno o malo depende de la actitud con la que se asuma y muchas personas aún apuestan por emprender en Venezuela con ventas de comida, proyectos tecnológicos, ventas de garaje y muchos más para seguir disfrutando de su inmenso calor humano, a pesar de que muchos han emigrado expresa Marco Antonio Malave.

Atraviesan muchas dificultades y carencias, pero con las grandes ventajas ya que están capacitados tanto profesional, como moral y espiritualmente para asumir la vida como dicen: “como vaya viniendo, vamos viendo”.

Publicado por

Marco Antonio Malave

Saludos a todos los bloggers y lectores de blogs. Soy Marco Antonio Malave, hace unos años, nadie hubiera entendido la frase anterior y ahora, en cambio, hemos añadido estas palabras a nuestro vocabulario habitual. Se trata de un gran cambio de la información que se está desarrollando a gran velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *